Translate

domingo, octubre 19, 2014

¿Natural es sinónimo de saludable?

Cada vez es más común en la publicidad de cantidad de productos la utilización del adjetivo “natural”, se utiliza en alimentos, medicamentos alternativos, cremas, productos de belleza y otros. El consumidor en general asocia la palabra “natural” con algo bueno, no perjudicial, algo que proviene de la naturaleza o que está hecho tradicionalmente  con plantas y que beneficia a la salud de las personas. El caso es que si investigamos un poquito, muy poquito, encontraremos que actualmente se conocen unas 300.000 especies de plantas, de las cuales podrían ser utilizadas como alimento alrededor  de un 10 % o algo más, pero en realidad la dieta humana está basada en varias decenas de plantas y frutas. De esas pocas decenas la patata, el trigo, el maíz, la soja y el arroz son las más utilizadas en la elaboración de cantidad de alimentos. Si lo miramos de otra forma podemos decir que más de 250.000 especies de plantas no son adecuadas para nuestra alimentación, algunas por ser ligeramente tóxicas y de ellas decenas de miles pueden ser altamente venenosas o letales para el ser humano incluso a muy bajas dosis.

Dulcamara, matagallinas (Solanum dulcamara).

 Entonces volviendo al término, podemos decir que algo natural es algo no sintético, o sea algo que se puede encontrar en la naturaleza y es producido por un organismo vivo, no es algo nuevo elaborado en un laboratorio a partir de síntesis química. Pero como hemos visto lo natural también puede ser perjudicial, o sea que el término lo usamos mal y puede inducir a mal entendidos. No quiero decir con esto que la mayoría de productos denominados naturales vayan a ser malos para la salud, pero quiero hacer ver que en la naturaleza hay muchas sustancias tóxicas y venenos, tanto en plantas como en hongos y animales, por lo que el término “natural” no debería ser asociado como un sinónimo de saludable.

Beleño blanco, flor de la muerte (Hyoscyamus albus).

 Algunas plantas tóxicas o venenosas que tenemos a nuestro alrededor son la adelfa, el acónito, la hiedra, la planta verde de la patata y del tomate, las semillas de manzanas, de cerezas, de ciruelas y de melocotones, las almendras amargas, las azaleas, las hojas de boj, el estramonio, los ficus, el ricino, el tejo, la tuya, las bayas de acebo o la hortensia por ejemplo.

Acónito, revientavacas (Aconitum napellus).