Translate

sábado, agosto 31, 2013

Bucardos en el Pirineo Aragonés.

He vuelto de unas vacaciones relajantes en el Valle de Broto del Pirineo Aragonés, mis salidas y excursiones por la montaña han sido muy agradables y fructuosas en cuanto a encuentros con la fauna, la flora y por la vista y encuentro con los majestuosos paisajes alpinos. He tenido la suerte de poder fotografiar a uno de los pocos grupos de bucardos (Capra pyrenaica) que pueden verse en los Pirineos, he seleccionado unas cuantas fotos de las muchas que tiré durante una jornada para mostrároslas desde mi blog y para que podáis admirar la figura de estos impresionantes bucardos. El grupo está formado por machos y hembras de diferentes edades, había algún adulto de gran peso y buena cornamenta con ellos. Os voy a dejar unos días para que adivinéis la zona en la que he encontrado a estos animales, podéis hacer comentarios a ver si dais con el lugar exacto, una pista, no es en el Prepirineo, tampoco en el Parque de Ordesa. Dentro de una semana cuando vuelva de la playa os daré la solución.
















lunes, agosto 12, 2013

Superchería, fanatismo, pseudociencias y lo que nos queda por ver.

Este  blog está generalmente dedicado a la naturaleza, la ecología y lo verde, pero de vez en cuando me gusta opinar y exponer ideas y sucesos que tal vez tienen algo, poco o nada que ver con el medioambiente, las plantas y los animalicos. En este caso ya me rondaba tiempo la cabeza el querer hablar sobre algo que veo que, cada vez más, toma mayor importancia y se encuentra de forma más habitual entre nosotros, tanto que ya es algo común y corriente, pero no por eso deja de ser algo problemático y peligroso. Hablo de la superchería que ligada a la superstición, a la incultura científica y a un sistema político capitalista incontrolado, se filtra, se asienta y crece entre nosotros igual que un virus y tal como un virus a veces puede hacer mucho daño económico, moral y daño a la salud y a la vida de las personas. La superchería siempre ha estado ahí, en la historia ha acompañado al hombre desde siempre, pero parecía que a partir de mitad de siglo XX en algunos países occidentales y en España sobre todo en la década de los setenta y ochenta empezábamos a dejar atrás poco a poco todo eso y avanzábamos hacía una sociedad más sabia, más consciente y educada que hacía frente a la superstición y abanderaba la sensatez y la cordura para que sus hijos empezaran por fin a crear y a apostar por una sociedad más justa y abierta de mente. Pero resulta que siempre damos dos pasos para delante y uno para atrás, pues volvemos a caer a día de hoy en manos de la superchería y parece que esto va para largo si no lo paramos pronto. ¿Quién no ha oído, ha visto la publicidad y ha comprado productos casi mágicos, productos que lo curaban todo o casi todo y que luego no servían para nada? Seguramente recordaréis esas pulseras diseñadas con sistemas magnéticos de chips ionizados con hologramas y frecuencias naturales que tenían  efectos sobre el campo de energía del cuerpo humano, actuando sobre el equilibrio y hasta sobre la hipertensión o el colesterol, uno de los grandes timos del siglo. Hay productos milagro de todo tipo en el mercado, pulseras, imanes mágicos y descalcificadores magnéticos para evitar la cal en las tuberías, una alcachofa para bajar de peso, parches que eliminan la grasa del cuerpo en diez días, esprays criogénicos que eliminan las varices en seis semanas, un antiguo té chino reductor de grasa corporal, anillos adelgazantes, collares cuánticos, ecobola que limpia la ropa sin necesidad de detergente, vitaminas placebo de teletienda, geles reductores de grasa abdominal, agua imantada que disuelve los cálculos de riñón,  pinzas de orejas para dejar de fumar, ahorradores magnéticos de combustible para vehículos, un método para aprender inglés mientras se duerme, baba de caracol que te pone la piel fina como el culo de un bebé, champú de caballo y lo que es peor aún productos naturales o inventos que curan el cáncer y el sida. Ante todo esto tenemos que recordar que detrás de un producto milagro siempre hay una empresa que trata de enriquecerse engañando al consumidor dándole “falsas esperanzas” y que en la mayoría de los casos, por suerte, estos remedios no sirven para nada y no producen ningún efecto secundario, son solo productos placebo, pero en un pequeño porcentaje de casos, pueden causar serios trastornos a la salud.




Luego además de esos productos tenemos a los brujos, chamanes y astrólogos televisivos, que rellenan los horarios nocturnos de algunas televisiones, mientras te lo tomas a risa pues bien, pero por las llamadas a esos neobrujos parece que hay gente que si se lo toma en serio, aceptan los consejos y predicciones de sinvergüenzas que los intentan engañar de una forma ridícula, teatral y bastante patética. Es una pena que las empresas televisivas lleguen a emponzoñarse de esta forma emitiendo semejante basura nocturna, aunque por el día la cosa de la basura tampoco mejora mucho, como si no hubiera programas que echar en esos horarios, perfectamente podrían poner, por ejemplo, música de grupos que se inician, cine clásico, documentales de hace unos años, seguro que puede poner cosas que les salgan baratas y eleven un poco la calidad de las cadenas, que para eso no hace falta mucho esfuerzo.
Pero los telebrujos y todo este largo muestrario de productos milagrosos de teletienda o conseguidos por internet, son solo parte del mal de la superchería moderna que se cuela en nuestros hogares y en nuestra sociedad. Peor aún es la proliferación de las pseudociencias que a veces encuentran el aval de los gobiernos de muchos países, llegándose a integrar como profesiones serias que en algunos casos se apoyan en universidades muy importantes y conocidas que conceden titulaciones oficiales, siendo estas culpables y cómplices de un engaño a gran escala, un engaño legal. Generalmente estas pseudociencias están apoyadas por importantes lobbies que actúan a nivel político movidos por una fuerte inversión económica de grandes multinacionales o grupos de inversión interesados en sacar un provecho a costa a veces de nuestra salud. Eso es el capitalismo, tiene sus cosas buenas, pero también permite otras cosas como estas y no solo las permite sino que las fomenta, con tal de ganar dinero todo vale y en el mejor de los casos, cuando se demuestra el engaño o el daño a la salud, el castigo es menor comparado al provecho, por eso siguen funcionando estos negocios, e incluso a veces no se castiga a los verdaderos culpables, a los cabecillas del delito, sino solo a sus subordinados. 
Las pseudociencias o paraciencias suelen referirse a unas prácticas que a pesar de presentarse como científicas no se basan en un método científico válido. Según Wikipedia: El término pseudociencia se suele considerar como inherentemente negativo, ya que sugiere que algo está siendo incorrectamente presentado como Ciencia, quizá incluso de forma intencionada. En consecuencia, aquellos de los que se afirma que practican o defienden pseudociencias normalmente discuten tal etiqueta pero por otro lado se encuentran miembros de la comunidad científica que cuestionan el uso peyorativo de la etiqueta como calificativo ante nuevas teorías, tesis o investigaciones. Curandero era el término utilizado hasta hace algún tiempo para aquel que no practicaba la medicina científica, ahora son llamadas “medicinas alternativas” algunas profesiones ya aceptadas que no tienen ninguna base científica, no se apoyan en verdaderos estudios presentados, contrastados y validados por el colectivo científico, pero se ha creado alrededor de ellas en muchos países un gran despliegue de medios apoyados por fuerte capital privado que han hecho que estas profesiones encontraran un hueco alternativo a la medicina donde generar dinero a costa de los pobres incautos. Algunos médicos se dejado seducir por estas técnicas y las prescriben, publicitan y avalan, bien por obtener un rendimiento económico o por ingenuidad, pero creo que mayormente por lo primero. Acupuntor, homeópata, iridiólogo o quiropráctico son algunas de estas profesiones pseudocientíficas que están muy de moda y de las que ya nos fiamos como si formaran parte de la medicina científica oficial, es triste pero así es, pero más triste es que cada vez encuentran más apoyo en organismos oficiales muy altos, sin haber demostrado todavía por el método científico que esas prácticas funcionan, sin dar números ni datos contrastrastables, en medios y revistas de Ciencia y Medicina de importancia internacional. La Medicina científica no siempre puede curar a las personas, pero las pseudociencias nunca pasarán de ser placebos, nunca curaran algo más serio que un resfriado, por el contrario sí que pueden generar un grave daño, hay muchos casos de personas afectadas por estos curanderos.
También en el titulo comento algo sobre el fanatismo y es que es algo que últimamente crece oponiéndose a la Ciencia y captando a más adeptos cada día. En Estados Unidos, Reino Unido y otros países cada vez hay más fanáticos que se organizan para crear sus campañas contra la Ciencia, unos predican en contra de las vacunaciones infantiles prefiriendo exponer a sus hijos a una enfermedad antes de permitir su vacunación. Otros grupos, por fundamentos religiosos,  son negadores de la teoría de la evolución y apuestan por el creacionismo aún cuando muchos de sus jefes o líderes religiosos, la mayoría, piensan ya que la evolución es un hecho innegable, no por esto esos líderes dejan de pensar que en algún momento de la evolución Dios le dio alma al hombre, pero no niegan la evolución ya desde hace tiempo, pues son gente ilustrada.  Sin embargo grandes grupos conservadores religiosos de tipo fanático no aceptan esa idea, no quieren oír nombrar que ellos son parientes de otros simios y que evolucionamos de otros animales en su día, estos son los llamados negadores de la evolución o negadores de la historia. Como suelen ser grupos con poder económico, no aceptan que a sus hijos se les enseñe esta teoría científica en las escuelas y universidades, dejando de financiar a aquellas instituciones donde defienden la Ciencia, eso ha hecho que en algunas universidades ya no se instruya de modo científico a sus alumnos, eligiendo aceptar la sugerencia de estos grupos, expuestos si no a quedarse sin financiación. Ya hace unos años un grupo de famosos científicos  y obispos escribieron una carta conjunta dirigida al entonces primer ministro del Reino Unido, Tony Blair exponiéndole su preocupación por la enseñanza de la Ciencia en la nueva generación de colegios religiosos y exhortando a que fueran estrictamente supervisados para que Ciencia y Estudios Religiosos fueran respetados de manera adecuada. Ya conocemos pues  cómo funcionan las escuelas y universidades privadas en un mundo capitalista, no son libres y esto también está empezando a pasar en España, con esta crisis que vivimos, las universidades lo pasan muy mal por lo que ya se están viendo desde hace tiempo apoyos a pseudociencias como la homeopatía, en Zaragoza se pueden estudiar cursos de homeopatía en la universidad actualmente. Seguramente las mismos grupos inversores que apoyan a las empresas farmacéuticas están empezando a hacer negocio con los medicamentos homeopáticos, así tienen todo el mercado de los productos de la salud en sus manos, productos farmacéuticos y productos homeopáticos. Todo vale en los negocios hasta jugar con la salud de las personas. Si además el camino hacia el estudio y el acceso a la Ciencia se les pone cada vez más difícil a los hijos de la gran mayoría de trabajadores, los que éramos hace unos años la clase media, entonces la educación y la sanidad, que seguramente se privatizarán, van a empezar a ser patrimonio de solo unos pocos adinerados. ¿Hacía donde caminamos? ¿Hacía el ocultismo o hacía la iluminación? Está claro que si dejamos que esto continúe mucho tiempo así, con los años, cada vez seremos más los zoquetes y supersticiosos, la gran mayoría. Solo unos pocos podrán seguir operándose  de corazón con las técnicas más modernas o yéndose a abortar a hospitales del Reino Unido, mientras nosotros nos quedamos aquí, con una sanidad pública totalmente esquilmada y sin recursos, sin estudios, volviendo pues a hacer uso de tisanas de hierbas medicinales y otros brebajes y poniéndonos en manos de curanderos y santeros. ¿Eso es a lo que aspiramos?


El mundo de la protección medioambiental también es constantemente atacado por cambios en legislaciones realizadas por gobiernos que actúan presionados por algunos grupos interesados en esos cambios que suelen perjudicar a la fauna y flora silvestre y en general a los ecosistemas naturales. Algunos de estos grupos actúan como fanáticos y defienden su postura sin aportar estudio válido alguno, solo por mis santos… y porque lo digo yo. Ganaderos se agrupan contra los lobos y osos y hasta actúan como lobbies exigiendo a los gobiernos el exterminio de una especie en una región, o presionando para que se maten lobos hasta dentro de importantes Parques Nacionales. Algunos grupos de agricultores se alzan coronándose con el título de “Dueños del agua dulce” y promueven modificaciones en los cursos de los ríos que afectan a los ecosistemas y a los territorios y paisajes. Ciertos grupos de cazadores de alto copete influyen en las decisiones internacionales sobre planes de gestión y recuperación de fauna como en el caso de la cabra montés en los Pirineos. Grandes grupos de la construcción y empresariales presionan para descatalogar como protegidas costas o parajes naturales para poder urbanizarlos o construir parques eólicos, minas, pistas de esquí y hoteles. Estos son grupos de gran influencia en gobiernos y ayuntamientos y pese a su general falta de educación científica sus ideas son tenidas más en cuenta por los gobernantes que las de los biólogos, geólogos, zoólogos, botánicos, ingenieros, antropólogos, arqueólogos y otros científicos y técnicos. Así va todo, solo hay que ver como últimamente los Gobiernos nombran comités de expertos para estudiar los modelos de pensiones para aplicar en el futuro, qué casualidad que la mayoría de los expertos tienen algo que ver con aseguradoras y grupos de inversión. Esto es como si nosotros fuéramos el director de un banco y le damos el trabajo de seguridad a Lex Luthor, el malo de la película Superman, claro lo mejor un experto, pero ¿No sería intuible entonces que Lex tardaría muy poco en desbalijar el banco? Por supuesto, pero si yo el director soy amigo de Lex entonces tal vez tenga de antemano con él algún acuerdo que nos beneficia a ambos. Ya vemos pues que en según qué casos, para algunos es mejor contratar a un tonto o a un jeta que a un verdadero experto, por eso algunas decisiones y cambios importantes que incumben a la sociedad tienen unos resultados nefastos para la gran mayoría, aunque siempre hay alguien detrás que gana algo con ello. En una crisis no todos pierden, unos pierden y otros ganan, si compras un boleto de lotería y no ganas, pierdes el dinero apostado, pero el dinero no desaparece, a alguien le toca el gordo. En las crisis pasa lo mismo y si las crisis las dirigen los posibles futuros ganadores del boleto, entonces harán todo lo que esté en su mano para que les toque a ellos el premio gordo, caiga quien tenga que caer por el camino, eso importa poco.

Bueno espero que os haya interesado este texto, y ya sabéis, intentad ser algo escépticos, comprobad bien todo lo que compráis, que no os engañen con palabrerío científico, informaos siempre en internet u otros medios, pero no solo por parte de la empresa que os vende el producto, buscad en fuentes con credibilidad y rigor científico, no en foros o revistas sensacionalistas del corazón o de belleza. No existen remedios milagrosos, para perder peso, llevad una dieta sana y haced deporte, aunque cueste, pues no hay milagros de otro tipo sin consecuencias. Si estáis enfermos no os pongáis en manos de curanderos, los médicos acertarán menos o más, pero un curandero no te va a curar si la enfermedad es seria, es más, mucha gente ha muerto por no actuar a tiempo frente a un cáncer convencido de su curación por un sanador. Y tampoco os dejéis llevar por grupos fanáticos y sus locas ideas, reflexionad, informaros y educaros para aprender a diferenciar la razón de la superchería y el fanatismo, a veces no es fácil hacerlo, cada vez el “lado oscuro” pone más interés y refina sus técnicas para que la gente siga cayendo en su red y muerdan su anzuelo emponzoñado. La mentira, el abuso y el engaño fluye tanto entre las paredes de las más humildes favelas como entre los visillos de los más elegantes castillos, no os dejéis engañar.

Si queréis saber más sobre las pseudociencias y la superchería:

* ¿Que es la homeopatía?
* La homeopatía no funciona. NAUKAS.
* ¿Homeopatía? no gracias.
* Imanes descalcificadores.
* Lista de productos milagro prohibidos en México.
* La acupuntura arruina la vida de una judoka olímpica canadiense.
* El peligro de negar la ciencia. Magonia.