Translate

viernes, febrero 10, 2012

Reivindica al Ejército el acceso público a los Escarpes del Ebro y El Castellar


Proponemos una ruta senderista y cicloturista por esta zona perimetral del campo de San Gregorio para poner en valor su singular patrimonio natural y cultural.


El establecimiento del campo de maniobras de San Gregorio en los años 70 no tuvo en cuenta el inmenso potencial recreativo y turístico de este entorno natural y arqueológico privilegiado, vetándose el acceso al mismo para su uso civil. La situación actual supone un serio impedimento para la práctica del senderismo y cicloturismo de los escarpes del Ebro en El Castellar, impidiendo la satisfacción de una creciente demanda social que reclama este tipo de espacios para la realización de actividades deportivas y culturales respetuosas con el medio ambiente y el patrimonio histórico, y condicionando por tanto muy negativamente el desarrollo turístico y socioeconómico ligado a las mismas.
Las personas y entidades firmantes de este manifiesto consideramos compatible el uso recreativo y turístico de los escarpes del Ebro en el Castellar con el uso actual del campo de maniobras de San Gregorio, mediante el establecimiento de una ruta ciclista y senderista que comunique Remolinos con Zaragoza por la zona perimetral del campo militar, garantizando el acceso público al rico patrimonio histórico y natural de este entorno. Dicha ruta se trazaría y gestionaría de forma que no suponga un perjuicio para el entorno natural y el patrimonio histórico, ni tampoco una injerencia en las prácticas miliares. Hacemos por tanto un llamamiento a los responsables del campo de maniobras para trabajar conjuntamente con esta plataforma en el establecimiento de este circuito recreativo, ambiental y cultural.
Para más información y para firmar la petición sigue este enlace.

domingo, febrero 05, 2012

La paradoja de Chernobyl

Dentro de poco se cumplirán 26 años del terrible desastre nuclear acaecido en la ciudad ucraniana de Chernobyl, según dicen parece que se liberó por entonces unas 500 veces más de sustancias radioactivas y tóxicas que las que produjo la explosión de la bomba de Hiroshima, se te pone la piel de gallina al pensarlo. Pero no quiero comentar más detalles sobre lo que sucedió entonces, sino de la situación actual de cara al medio natural. En unos 7 a 10 años después de la liberación radioactiva, las emisiones de radionucleidos de corta vida cayó en mil veces menos de lo inicial, pero aún continúa habiendo cierta radiación peligrosa para las personas. Según parece se calculó que el cesio-137 podría tardar en desaparecer en torno a 180 o 320 años, pero los últimos estudios en el terreno revelan que el cálculo pudo quedarse muy corto, ya que los niveles actuales son más altos de lo esperado.
¿Y en este periodo de tiempo que ha pasado en la zona? En la parte ucraniana se creó un área de exclusión de 2.598 Km² y en el área bielorrusa 2154 Km², en total unos 4750 Km² de terreno con acceso fuertemente restringido y vigilado durante 26 años. En realidad la zona más afectada es el llamado “bosque rojo” de unos cientos de Km² alrededor de la central donde todo murió inminentemente después de la catástrofe nuclear y donde parece que se están detectando una mayor pérdida de vida, sobre todo de insectos y plantas y es allí donde más alteraciones y mutaciones han aparecido. Aunque los científicos aclaran que no han detectado mutaciones monstruosas o anormalidades físicas graves en la fauna de esa zona, también dicen que la selección natural suele encargarse de eliminar a los animales disminuidos por lo que es difícil encontrarse casos de estos, en cualquier caso, aparentemente la fauna del bosque rojo no presenta diferencias con la de una zona limpia.



La mayoría habréis oído lo de que la naturaleza se ha comido a la ciudad de Chernobyl, pues así es, el abandono total de los campos, agricultura, ganadería y de las ciudades ha propiciado un aumento de la vegetación forestal, los árboles han crecido rompiendo el asfalto y los muros de las casas, lo que antes era campo cultivable, ahora es bosque o pantano.
¿Y de la fauna que se sabe? Los primeros años decayó mucho, la fauna huyó o dejó de reproducirse, pero poco a poco fue aumentando, empezaron viéndose muchos animales asilvestrados, manadas de perros, gatos, caballos y ganado, más tarde la fauna salvaje empezó también a aumentar en número y en especies. Al principio se comenzaron a ver piaras de jabalíes de 50 o más animales como no se recordaba en Europa, luego vinieron los ciervos, corzos y hasta los alces que no eran muy comunes en la zona anteriormente. Castores, lobos, zorros, tejones, nutrias, perros mapache, perdices y muchos otros han llegado a un número extremadamente alto, tanto como el que puede alimentar el territorio. Volvieron los linces y los osos pardos que hace más de 100 años que no ocupaban ese territorio, en los ríos se puede ver grandes siluros y los grupos más grandes de Ucrania de pigargo europeo, anidamiento de grullas grises, dos especies de cisne, cigüeñas negras, siete especies de lechuzas, búho real, trece especies de murciélagos y entre ellos el nóctulo gigante (La primera vez visto desde hace cincuenta años en toda Ucrania). Cuando se constató tal explosión de la fauna, se aprovechó para reintroducir caballos przewalski y bisontes, se asentaron y aumentaron en número, aunque en los últimos años ha habido un serio descenso de la población de caballos a causa del furtivismo, que con una población hundida en la pobreza buscan la carne de estos animales para saciar su hambre aun conociendo el peligro que corren al consumirla por la radiación que esta porta.



Bueno, pues ya sabemos que el ecosistema en Chernobyl aunque ha sufrido mucho, no se rinde y las especies han aumentado como en un gran paraíso natural, formado ahora mismo la reserva más grande de fauna en extensión y por número de animales que jamás ha existido en Europa. Todo esto es algo increíble, una paradoja, de ello podemos aprender claramente una cosa, que la naturaleza progresa aún después de un grave desastre ecológico y nuclear, lo que necesitan los ecosistemas para resurgir y recuperarse es que nosotros desaparezcamos, nada más, los animales pueden ser capaces de aguantar algo como lo de Chernobyl, pero no aguantan la presión humana, la agricultura, ganadería, el urbanismo, las autopistas y el tráfico, todo eso es lo que frena y hace desaparecer a nuestra fauna, no hay más explicación.
 Grupos ecologistas, científicos y algunas otras organizaciones andan tras de varios proyectos europeos para la creación de grandes reservas de la naturaleza repartidas por Europa donde recuperar la fauna autóctona, impulsando la multiplicación de los grandes herbívoros y depredadores, además de las grandes aves y varias especies de buitres y rapaces de Europa, algo así como unos Yellowstone o Serenguetis donde los grandes animales salvajes puedan interactuar en un espacio natural de gran valor ecológico como lo hicieron hace miles de años antes de que el hombre empezara a meter mano. Esto puede servir como unas arcas de Noe donde asegurar la recuperación de la fauna y desde donde poder en el futuro apoyarse para continuar estudiando y mejorando los demás espacios naturales y toda la Red Natura2000 tomando modelo de lo que se haya aprendido en estas grandes reservas.
Os dejo unos enlaces a algunas web sobre estos temas para que os informéis de los proyectos.

* Rewilding Europe.

* ARK Nature.

* Large Herbivore Network.

* Campanarios de Azaba.