Translate

domingo, septiembre 27, 2009

Caballos primitivos.


Aunque los caballos (Equus ferus) llevan conviviendo con el hombre de forma domesticada entre cuatro mil y seis mil años, actualmente no conocemos todavía a ciencia cierta el origen del caballo doméstico, pero los estudios sobre ellos y las recientes pruebas de ADN parecen indicarnos que todas las razas provienen de una especie antecesora común originada en Norteamérica hace unos 4,7 millones de años que se diversificó en subespecies generando múltiples poblaciones silvestres en toda Eurasia, América y el norte de África. Se considera que principalmente los caballos domésticos descienden de cuatro o más patrones diferenciados de caballo primitivo (Equus ferus), los caballos del tipo Przewalski y tarpanes, los ponis del norte de Europa (Equus ferus celticus), los caballos ligeros de Asia Occidental y norte de África (Equus ferus libicus) y los caballos pesados descendientes del extinto caballo de bosque (Equus ferus silvaticus). A partir de estas primeras subespecies los pueblos antiguos iniciaron la domesticación, selección y cruce creando las primeras razas que poco a poco fueron multiplicándose hasta llegar a las más de 300 razas actuales. Hay estudios que apoyan que la domesticación del caballo comenzó hace 4.600 años en las estepas situadas entre Ucrania y Kazajstán, pero parece que pudieron existir varios eventos más de domesticación en otros lugares como parece que fue en la Península Ibérica, según demuestra un estudio reciente de un equipo internacional dirigido por investigadores del Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos de Madrid donde estos analizaron el ADN de caballos ibéricos primitivos, desde el Neolítico a la Edad Media y encontraron evidencias que relacionaban caballos salvajes de un yacimiento de Castellón con una antigüedad de 6.200 años con un grupo de caballos ibéricos actuales de raza Lusitana y con caballos americanos descendientes de caballos Ibéricos llevados en tiempos de los descubridores.

Dülmener, la raza más antigüa de Alemania.

El tarpán fue el más conocido de los caballos salvajes primitivos recientes que se extendió por toda Eurasia, parece que era bastante común hasta la Edad Media, de el derivan otros subtipos de caballos primigenios anteriormente nombrados. Era un caballo pequeño de tipo poni, de aproximadamente 1,30 m a la cruz, el último de estos caballos europeos murió en el zoo de Moscú a finales de siglo XIX. El caballo de przewalski o tarpán asiático es un caballo parecido al tarpán europeo que estuvo a punto de extinguirse en el siglo pasado, gracias a un programa de cría llevado con los ejemplares encontrados en los zoológicos se ha podido salvar a este caballo y ahora corre de nuevo por las estepas de Mongolia. Parece ser que este caballo salvaje asiático no es un pariente tan cercano de la mayoría de nuestras razas de caballos domésticos pues sus células portan 66 cromosomas y las de los demás caballos 64, pero se puede cruzar con este dando caballos fértiles, esta es una de las causas de su casi extinción, la hibridación.

Tarpán recreado mediante cruces de razas antigüas.

Los konik son una raza de caballos de Polonia muy cercana al antiguo tarpán europeo, pues esta raza se originó por el cruce de los últimos tarpanes silvestres con caballos de los campesinos del país, luego se mejoró durante el siglo XX para que se pareciera al tarpán en aspecto y rusticidad, siendo liberado después en múltiples reservas y parques naturales de Polonia, Lituania, Holanda, Inglaterra y Alemania. Los konik campan ahora con libertad como verdaderos caballos salvajes encargados del mantenimiento del paisaje pues en estos parques se encargan de limitar el crecimiento del bosque y mantener zonas de pasto abiertas y claras, aptas para el desarrollo de otras especies. El caballo Konik es de sangre muy cercana al caballo Hucul de los Cárpatos, aunque este se ve en más amplia gama de colores.

Manada de koniks salvajes en una reserva.

Hay varias razas de caballos que se han conservado durante mucho tiempo en libertad como caballos salvajes o en semilibertad, esas razas conservan todavía un cierto parecido con los caballos primitivos y presentan algunas características que nos recuerdan a ellos, como una cabeza grande respecto al cuerpo, una línea oscura que recorre el lomo desde la crin a la cola (línea de mulo), algunas rayas oscuras tipo cebra en las patas por debajo de la rodilla y unas crines más erizadas que en otras razas con capas de pelo en dos colores, claro y oscuro. Estas marcas aparecen en los caballos que portan el llamado gen “Dun” que hace diluir el color de la capa del caballo que lo porta, de negro a gris ahumado y del marrón al rojo claro, además este gen hace aparecer las marcas tipo cebra, hocico oscuro y crines y cola con dos pigmentos. Entre esas razas antiguas podemos destacar el caballo de Dülmen (Alemania), el Hucul o poni de los Cárpatos, el p
oni de Exmoor (Gran Bretaña), el Norwegian Fjord (Noruega), el poni de Islandia, el Brabante (Bélgica) y el Sorraia (Portugal).

Brabante (Bélgica), descendiente del caballo salvaje de bosque.

La Península Ibérica existen varias razas diferenciadas de caballos autóctonos, algunos de origen más primitivo y otras más modernas. En la zona Norte hay una serie de razas que guardan cierta similitud y cercanía genética entre si, el llamado tronco cántabro pirenaico que proceden de sangres tarpánico celticas, estos animales se han mantenido bastante puros ya que solían ocupar zonas montañosas en las que tenían poco contacto con animales foráneos. A esta clase de caballos pertenecen las siguientes razas: Garrano (Portugal), Poni Gallego, Asturcón (Asturias), el Monchino (Cantabria), Pottoka (Pais vasco) y la Jaca navarra. Además hay otras razas antiguas como el Losino o jaca burgalesa, descendiente del caballo de la meseta que los romanos llamaron Celdón o Thieldon, este caballo es un superviviente de un tipo de caballos de guerra algo más grandes que los ponis, también llamados jacas y caballos serranos que poblaron buena parte de la Península. En el Pirineo francés encontramos dos razas similares y emparentadas con nuestras razas cántabro pirenaicas que son el caballo Merens y el Catillonais. En Portugal podemos encontrar al Sorraia, una raza de caballos salvajes que se cree también muy antigua y que posiblemente es de un tipo cercano a la raza que dominó el sur y este peninsular.
Pottoka o poni vasco.
Al Sorraia en la antigüedad posiblemente algunos lo llamaron “encebra” o “zebro”, aunque algunos dicen que la encebra pudo ser otro équido (Equus hydruntinus), de aspecto entre un asno y un caballo, que podría haberse extinguido a finales del siglo XV, aunque en realidad no se han encontrado restos de esta especie posteriores a la Edad de Hierro. El Sorraia parece ser el caballo antecesor de la raza lusitana y pudo influir en la formación de la raza andaluza y cartujana, además guarda relación con razas del otro lado del atlántico creadas a partir de los primeros caballos llevados por los descubridores, como el caballo criollo de Sudamérica y algunas razas de ponis del oeste de Norteamérica, sobre todo el mustang, en España este caballo y el antiguo caballo marismeño pudieron estar muy relacionados genéticamente entre sí, seguramente venían de un tronco ibérico común, población que se extendió por todo el sur de la Península. En la actualidad se está trabajando por la recuperación del caballo marismeño con el fenotipo antiguo similar al de los caballos criollos.

Sorraia, antigüo caballo ibérico.

Por otro lado un estudio genético del CSIC ha revelado que la raza del caballo llamado de “retuertas” que ha vivido siempre aislado en estado salvaje en la comarca de Doñana (Huelva) pudiera ser uno de los caballos más antiguos de Europa, al parecer dista un poco genéticamente de cualquiera de las demás razas europeas y parece estar situado por su ADN en la base del árbol genealógico con respecto a las otras razas del mundo. Recientemente esta raza ha sido reintroducida en la reserva de Campanarios de Azaba en Salamanca para crear otra población salvaje evitando así problemas futuros en su conservación, pues una sola población tiene mayor riesgo de desaparecer fruto de enfermedades u otras desgracias.
Son muchos los parques naturales y reservas públicas y privadas de la naturaleza en Europa donde se están creando proyectos de conservación que incluyen a los grandes herbívoros como el bisonte, ganado vacuno primitivo y el caballo, pues su función dentro de los ecosistemas siempre ha sido fundamental y son un eslabón roto de esa cadena trófica que intentan recomponer. La reserva natural de Oostvaardersplassen en Holanda es un ejemplo de esta gestión, donde los rústicos caballos konik pastan durante todo el año, incluso en el invierno soportando fuertes bajadas de temperatura y teniendo que buscar la vegetación para comer bajo un manto de nieve. Allí no hay intervención humana alguna, no se les da ninguna alimentación suplementaria, pues quieren que estos caballos se comporten como lo harían los antiguos tarpanes salvajes y que la selección natural intervenga dentro de la manada haciendo que sobrevivan los más fuertes y aptos. Parece que las ideas conservacionistas europeas están moviéndose rápidamente hacía estos sistemas naturales de gestión del paisaje, tal vez en poco tiempo podamos ver aquí en el Parque Nacional de Ordesa por ejemplo manadas de caballos salvajes y bisontes pastando en el interior de los bosques, aunque es más fácil que sean los franceses los que los reintroduzcan en el Pirineo francés y luego ellos crucen solitos a España como pasó con las marmotas, no creo que para las autoridades medioambientales españolas sea una prioridad reintroducirlos.

ACTUALIZACIÓN A ENERO DE 2012
Según los últimos estudios de ADN, parece ser que el caballo de raza konik polaco no es un animal tan puro y cercano al tarpán como se creía, en sus genes hay mezcla de sangre árabe y algunas otras razas, además se ha llegado a la conclusión de que el carácter del konik es algo manso y tranquilo para vivir como un caballo salvaje auténtico, aún así hay muchos entendidos que defienden su uso en los proyectos de "rewilding" iniciados, pues los resultados son bastante buenos.  Por otro lado ahora se sabe que el pony de Exmoor además de ser la raza más antigua de Inglaterra, es también posiblemente la más primitiva de toda Europa. http://www.wildlifeextra.com/go/news/exmoor-ponies011.html#cr

LOS COLORES DE LOS CABALLOS PRIMITIVOS.
Se ha especulado mucho sobre el tipo de colores que portaban los caballos antiguos, pero los análisis de ADN recientes de los restos de un grupo de caballos de diferentes lugares de Europa y diferentes épocas han revelado que las capas más comunes eran el negro y el bayo (Marrón y marrón rojizo) desde las claras a las oscuras, actuando los genes "Dun" y "Pangare" en bastantes casos, pero gran sorpresa ha sido que antiguamente en la edad de Hielo eran bastante comunes los caballos blancos moteados con manchas tipo leopardo que ahora no son tan habituales. Parece ser que el fenotipo leopardo pudo beneficiarles en esa época porque seguramente se camuflaban mejor dentro de los bosques de pinos y abetos nevados. Actualmente se puede ver ese tipo de coloración en algunos caballos de la raza Altai y en la raza appaloosa.
Enlaces útiles sobre los colores de los caballos.


martes, septiembre 22, 2009

Restauración de la pirámide ecológica.



-->
La pirámide ecológica es una representación gráfica de los niveles de alimentación o tróficos en la naturaleza mediante un esquema sencillo en el que en el nivel más bajo o base de la pirámide se sitúan los productores y en los niveles superiores los consumidores hasta llegar al ápice. Los vegetales (plantas, árboles, arbustos, etc.), que están en la parte baja, son consumidos por los animales herbívoros (conejo, urogallo, ciervo, etc.), a su vez estos son alimento de los carnívoros (marta, zorro, lobo, etc.) y todos ellos de los necrófagos (cuervo, buitre, quebrantahuesos, etc.).
El paisaje de España ha cambiado mucho en los últimos cientos de años, grandes aéreas han sido deforestadas, modificadas y urbanizadas, el medio natural se ha visto seriamente reducido y fragmentado. La fauna en general ha sido cazada y perseguida hasta llegar a la extinción de algunas especies y subespecies, pero en las últimas décadas esto parece que ha empezado a frenarse gracias a la conciencia ecológica que se ha ido implantando en la población desarrollándose así medidas protectoras para la fauna y el paisaje y legislación para la recuperación de algunas especies. Las políticas medioambientales y el trabajo de las diferentes asociaciones ecologistas están siendo esenciales en la concienciación, protección y recuperación de especies como el quebrantahuesos, el águila imperial, el buitre negro, el lince, el oso y muchas otras. También no podemos negar que de una forma u otra la gestión cinegética del territorio, aunque con sus más y sus menos ha servido para conservar y devolver en algunos casos muchas especies a los lugares donde recientemente habían desaparecido, rebecos, cabras monteses, ciervos, corzos, etc..
A día de hoy tenemos una España que debemos conservar y sobre todo proteger de la amenaza urbanística descontrolada que es uno de las más fuertes amenazas actuales para el medio natural, pero además tenemos un país con diferentes ecosistemas en los que la pirámide ecológica está bastante alterada, encontrándose sus niveles muy descompensados, lo que puede generarnos a la larga problemas en la conservación de las especies, al romperse el equilibrio natural, entre comillas, que existía antes de que el hombre empezó a destruir el medio ambiente. Tenemos muchos lugares en los que algunas especies animales y vegetales desaparecieron y todavía no se ha cubierto ese nicho ecológico, por lo que los pilares de algunos niveles de la pirámide ecológica pueden tambalearse. Estos días atrás se quejaban en los medio informativos de que había mucha maleza en los bosques y según ellos esto podía causar incendios, es lógico pensar que si han disminuido los animales herbívoros que consumen la vegetación tiene que haber más arbustos y plantas en los bosques. Hace años el hombre con su ganado sobre pastoreaba en exceso los montes, deforestándolos y erosionando el terreno, además de que incendiaba los bosques para favorecer los pastos, algo parecido a lo que ocurre en África y Sudamérica actualmente. En España esto ya no suele ocurrir y por eso la vegetación arbolada y arbustiva avanza, eso no es malo para el medio natural, pero siempre dentro de un control, pues si no lo hay unas especies vegetales pueden multiplicarse demasiado y absorber a otras haciéndolas desaparecer. Creo que actualmente vamos por buen camino en cuanto a la recuperación de algunos animales y sería recomendable intentar ir cerrando los huecos de la pirámide en nuestros ecosistemas. Por una parte sería interesante intensificar las labores de reforestación, prevención y lucha contra los incendios para conseguir en unas décadas aumentar la superficie forestal de nuestro país, pero a la vez ocuparnos de la conservación y mejora de los ecosistemas mejor conservados y de las zonas boscosas más maduras y diversas que serán, por así decirlo, núcleos de dispersión desde donde las especies puedan recolonizar sus antiguos dominios. Así pues creo que para equilibrar y mantener la biodiversidad, tendríamos que aumentar en general las especies y el número de animales herbívoros en nuestros bosques de una forma ordenada, estos ejercerían más presión sobre la vegetación arbustiva, aclararían algo los sotobosques de las masas forestales sin llegar a ser un problema para el mantenimiento del bosque como si lo fue el pastoreo incontrolado que presionó demasiado al medio forestal en la antigüedad. Una vez introducidas y afianzadas las poblaciones de herbívoros, se llevaría a cabo la reintroducción de los grandes animales ausentes, los depredadores. Lobos, osos, linces y otros regularían las poblaciones de herbívoros salvajes como lo han hecho durante miles de años y en esta ocasión la reintroducción de estos animales sería menos problemática que en la actualidad ya que habría en los montes suficientes animales silvestres sobre los que predar y por eso la presión sobre el ganado doméstico sería menor.
Lo más razonable sería crear un proyecto de reintroducción global en el que se sopesara todas estas cosas y se actuara sobre todos los niveles de la pirámide, reforzándolos según hiciera falta dependiendo del ecosistema que quisiéramos restaurar. En la Cordillera Cantábrica se han realizado desde hace años reforestaciones con árboles y arbustos frutales silvestres para que sirvan de ayuda en la dieta del oso pardo, ese es un plan muy bien ideado y además si el oso dispusiera de animales silvestres suficientes para su alimentación seguramente tendría más probabilidades de recuperación. Estas y otras medidas también tendrían que ser tomadas en el Pirineo si de verdad se quiere tener en un futuro una población lo suficientemente viable de oso pardo. Todo el proyecto tendría que estar debidamente controlado y supervisado mediante un plan de reintroducciones global centralizado en el que se estudiara con cuidado el ADN de los animales a reintroducir para evitar la consanguineidad y las enfermedades hereditarias, además se tendrían que realizar cuarentenas y revisiones veterinarias a los animales también con el fin de que estos estuvieran lo más sanos posibles. Para que todo esto tuviera éxito habría que implicar a todos los sectores posibles relacionados con el medio natural y con los animales, así como a la gente de las poblaciones vinculadas al proyecto. Creo que sería muy útil trabajar codo con codo con las federaciones y sociedades de caza que podrían también integrarse en el proyecto y crear convenios con fincas y cotos para que ellos subvencionaran en lo posible parte del importe económico de este plan del que en un futuro se podrían beneficiar. Los cazadores a la larga también controlarían las poblaciones de algunos herbívoros de forma ordenada y dejarían un beneficio económico adicional para los municipios rurales, además el turismo verde que se generaría entorno a los animales también aportaría crecimiento para la economía rural. Si no se realiza un plan de este tipo, con el tiempo lo que podemos conseguir es más perjuicios para la naturaleza, pues es preferible permitir reintroducciones controladas por la administración que mirar para otro lado hasta que sucedan cosas como la del caso del coto de Bastarás en la Sierra de Guara donde se ha introducido ilegalmente decenas de “arruís” o carneros africanos, animales con una alta tasa de reproducción que parece que en otros lugares donde también han sido introducidos como en el sureste de España están desplazando a la cabra montés autóctona.
Si iniciáramos un plan de reintroducciones y trasladáramos animales de los lugares en los que hay un exceso de población a otros donde no existen o hay pocos y reforzáramos la cría en cautividad, tal vez en unas décadas podríamos ver en lugares de nuestro alrededor como el Pirineo o la sierra del Moncayo y otras zonas como los montes de Zuera y Alcubierre algunas manadas de ciervos, cabras monteses, corzos, gamos, muflones, burros silvestres e incluso caballos primitivos como los asturcones o la pottoka vasca que también podrían integrarse en semi libertad y ser gestionados de forma sostenible como se hace en el Norte de España.
En el Parque de Yellowstone, en las Rocosas de Norteamérica, se reintrodujo el lobo hace unos años y desde entonces se ha visto como este ha influido positivamente en la recuperación de más de 25 especies que habían estado al límite de la extinción a causa del gran aumento de los herbívoros en el parque, así pues se reconoce como la ausencia de ciertas especies pueden influir en las demás disminuyendo la biodiversidad.

Podemos actuar sobre el patrimonio natural que nos queda en la actualidad, gestionándolo para su conservación intentando equilibrar esa pirámide ecológica tan famosa o sentarnos a ver como desaparecen lentamente una y otra especie, ayer fue el bucardo, mañana será el sarrio, la nutria, el oso y todo lo demás, si no hacemos algo pronto llegaremos a una situación sin retorno de la que no podremos salir. Conservar no es solo sentarnos a esperar.

&amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;lt;br/&amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;gt;&amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;lt;a href="<a class="linkification-ext" href="http://video.msn.com/video.aspx?mkt=es-MX&amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;vid=c591db9e-5002-4055-8fb5-f15895de6ed3" title="Linkification: http://video.msn.com/video.aspx?mkt=es-MX&amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;vid=c591db9e-5002-4055-8fb5-f15895de6ed3">http://video.msn.com/video.aspx?mkt=es-MX&amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;vid=c591db9e-5002-4055-8fb5-f15895de6ed3</a>" target="_new" title="Escocia vuelve a tener castores"&amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;gt;Video: Escocia vuelve a tener castores&amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;lt;/a&amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;amp;gt;
&amp;amp;amp;amp;lt;br/&amp;amp;amp;amp;gt;&amp;amp;amp;amp;lt;a href="<a class="linkification-ext" href="http://video.msn.com/video.aspx?mkt=es-MX&amp;amp;amp;amp;amp;vid=af0fcc3b-c964-43f7-ad07-8ab3b1613cd6" title="Linkification: http://video.msn.com/video.aspx?mkt=es-MX&amp;amp;amp;amp;amp;vid=af0fcc3b-c964-43f7-ad07-8ab3b1613cd6">http://video.msn.com/video.aspx?mkt=es-MX&amp;amp;amp;amp;amp;vid=af0fcc3b-c964-43f7-ad07-8ab3b1613cd6</a>" target="_new" title="Gran Bretaña vuelve tener jabalíes"&amp;amp;amp;amp;gt;Video: Gran Bretaña vuelve tener jabalíes&amp;amp;amp;amp;lt;/a&amp;amp;amp;amp;gt;

viernes, septiembre 04, 2009

Incendio en el Castellar (San Gregorio)




-->
Este fin de semana pasado estuve en los montes del Castellar, quería comprobar por mi mismo hasta donde había llegado el incendio que hace unos días afectó a este lugar. Como muchas veces antes había hecho, entré por un camino que va desde Remolinos hasta la zona de la Puntaza, que está a unos 628 m. de altura, allí es donde comienza el parque eólico de Tauste.

Me quedé horrorizado al ver todo aquello, nunca hubiera pensado que el incendio podría haberse extendido tanto, el fuego corrió kilómetros fuera del campo de maniobras de San Gregorio, cruzando las rastrojeras de los trigales y varias pistas forestales, aunque en muchos periódicos se dijo que no había salido del campo de tiro. Incluso el fuego saltó de la cara Sur más occidental a la cara Norte pasando bajo los aerogeneradores del parque eólico, no pudo ser retenido ni siquiera ahí, y eso que hasta allí llegan amplios caminos por los que pueden subir camiones. Daba la impresión de que el fuego había acabado con todo lo que podía arrasar hasta que llego a zonas donde ya no había nada de vegetación.
Muchos vecinos de los pueblos cercanos opinan que la reacción ante el incendio fue tardía y que por eso alcanzo tan grandes dimensiones, en total se quemaron unas 6.300 hectáreas de estepa, pinar y campos de cultivo. El día 18 se inició el incendio dentro del campo de maniobras, no sabemos cómo ni creo que lo lleguemos a saber, el día 21 se declaró estabilizado y el día 24 extinguido, después de haberse calcinado todo el pinar del monte de Pola y porque no había más. El día 18 según relataron los lugareños, se empezó a ver una columna de humo sobre el Castellar a eso de las 13:20h. y hasta más de las 18 h. Defensa no permitió la intervención de los medios civiles en la extinción, también se tardó horas en permitir a los hidroaviones y helicópteros sobrevolar la zona, para cuando se les dejó actuar el fuego ya había adquirido grandes dimensiones.
Esos días recuerdo que leía con atención las noticias que daban los periódicos, por ejemplo en el Heraldo de Aragón tras cada artículo sobre el incendio, la gente dejaba multitud de comentarios en su web criticando las actuaciones, desmintiendo algunas cuestiones relativas al incendio, cuestionando la labor del ejército y la utilidad del campo de maniobras. Me resulta raro que al intentar acceder a esas noticias del Heraldo desde el buscador Google, sale la referencia a varias noticias de esos días sobre el incendio de San Gregorio, pero no puedo entrar en ellas, como si estuvieran borradas, aunque no es normal que se borren tan pronto los artículos, ya que por ejemplo se pueden encontrar los de el incendio de Zuera del año pasado y muchas otras noticias de años anteriores, no deja de ser curiosa la cosa.
Otros medios informativos que siguieron el incendio, dijeron “El fuego avanza hacia zonas de escaso valor forestal”, no sé quien les dio esa información, pero desde luego menospreciar ese paisaje de esa forma no lo veo de lo más acertado, pues si bien la explotación forestal de esos montes no es tan rentable como pueda ser la de los montes del Pais Vasco, no dejaba de ser este un lugar de alto valor ecológico que albergaba una diversidad de especies muy grande.

El director general de Gestión Forestal, Alberto Contreras dijo hace unos días sobre el incendio que "cuando nosotros empezamos a actuar en el incendio a las 18.05 de la tarde vimos las masas forestales más peligrosas, entonces actuamos estratégicamente en el flanco derecho que abarcaba las zonas de Castejón de Valdejasa y Zuera, que eran bosques con una densidad forestal tremenda, y por tanto, se cubren y protegen muy bien". Además también dijo que "se intentó trabajar paralelamente en el flanco izquierdo, que va a Tauste y Remolinos, y vimos que había que salvar masa forestal, pero que no tenía continuidad, y que cuando llegara a los campos de cultivo en la zona de Tauste y el terreno yesícola en Remolinos, el incendio de apagaría". No obstante, aseveró, "pudimos apagarlo antes de que se quemara la masa forestal que había". Muy bien, pues o a este señor no se le ha informado bien o es que no estado allí y no sabe de qué habla o es que yo vivo en un mundo diferente o en una dimensión paralela, pues en mi mundo según he podido comprobar a pie de brasas, no quedo nada, ninguna masa forestal se salvo por el flanco izquierdo hasta llegar a la zona baja del valle donde ya empezaban los campos de cereal de Tauste.

En esta foto se ve hasta donde llegó el incendio por el Noroeste.
Supongo que las fotos que he colgado no dejan lugar a duda del destrozo tan grande que allí se produjo, por más que haya gente que no quiera admitirlo todavía. Si queréis hacer cualquier comentario sobre el incendio, las causas, su desarrollo y efectos o lo que os parezca podéis escribirlo picando con el ratón debajo del artículo en la palabra “comentarios”, yo no censuraré ningún comentario sobre el campo de maniobras de San Gregorio, si no es ofensivo para las personas.

Las cenizas de la falda noroeste.
Falda noroeste antes del fuego.

Enlaces: