Translate

jueves, noviembre 27, 2008

Plantas del Ojo del Cura

Masiega (Cladium mariscus)

Durante mis paseos por la balsa del Ojo del Cura en Casetas estos años atrás me he dedicado a fotografiar e identificar la flora del lugar y he confeccionado una lista con las especies que he encontrado. Supongo que con el tiempo iré dando con algunas otras que se me han pasado, según encuentre más plantas iré completando la lista. Por el momento tengo clasificadas 123 especies que se distribuyen por las orillas e interior de la balsa y los terrenos colindantes como el prado al Suroeste de la balsa, el parque con la chopera y la zona pseudoesteparia del lado Oeste. En la lista están todas las plantas, arbustos y árboles que he podido encontrar tanto autóctonas como alóctonas, originales y procedentes de reforestaciones por parte del Ayuntamiento estando estas últimas diferenciadas en la lista.


Abutilon theophrasti

Agave americana (Pita)

Allium ampeloprasum (Puerro silvestre)

Althaea officinalis (Malvavisco)

Amaranthus muricatus

Amaranthus retroflexus (Bledo)

Anacyclus clavatus (Manzanilla loca, margarita de secano)

Anagallis arvensis (Murajes, morró)

Argyrolobium zanonii (Hierba de la plata)

Artemisia herba-alba (Ontina)

Arundo donax (Caña)

Asphodelus fistulosus (Gamoncillo)

Atriplex halimus (Sosa, osagra) Algunas reforestadas otras originales.

Avena barbata ( Avena loca)

Bellis perennis (Margarita de los prados)

Bituminaria bituminosa (Trebol hediondo)

Bromus rubens

Calendula arvensis (Maravilla, calendula)

Calystegia sepium (Correhuela mayor)

Capsella bursa-pastoris (Pan y quesito, zurrón de pastor)

Cardaria draba (Draba, mastuerzo bárbaro)

Carlina corymbosa (Cardo cuco)

Centhaurea aspera (Cañaladro)

Centhaurea calcitrapa (Abrojo)

Chenopodium album (Cenizo)

Cichorium intybus (Achicoria, amargón)

Cistus clussi (Reforestación)

Cladium mariscus (Masiega)

Convolvulus arvensis (Correhuela menor)

Convolvulus lineatus (Campanilla espigada)

Cornus sanguinea (Cornejo, sanguino) Reforestación.

Crepis vesicaria

Cuscuta campestris (Cabellos)

Datura stramonium (Estramonio)

Daucus carota (Zanahoria silvestre)

Diplotaxis erucoides (Rabaniza blanca)

Ecballium elaterium (Pepinillo del diablo)

Eruca vesicaria (oruga)

Erucastrum nasturtiifolium (Libiana, oruga salvaje)

Eryngium campestre (Cardo corredor)

Euphorbia serrata (Lechetrezna aserrada)

Foeniculum vulgare (Hinojo)

Fumaria capreolata

Fumaria officinalis

Galium verum (Cuajaleches)

Genista scorpius (Aliaga)

Geranium molle

Helianthemun violaceum

Helichrysum stoechas (Perpetua silvestre)

Hordeum leporinum (Flechas, cebada borde)

Kochia scoparia

Lamarckia aurea (Cepillitos)

Lathyrus tuberosus (Guija tuberosa)

Lonicera etrusca ? (Madreselva-Reforestación)

Lotus corniculatus

Lygeum spartum (Esparto, albardín-Reforestación)

Malva neglecta

Malva sylvestris

Marrubium alysson (Hierba de la rabia)

Marrubium vulgare (Marrubio, menta de burro)

Medicago lupulina

Medicago sativa (Alfalce, alfalfa)

Melilotus albus

Melilotus indicus

Mentha suaveolens (Menta)

Moricandia arvensis

Morus alba/nigra (Morera)

Muscari neglectum (Nazarenos)

Onobrychis viciifolia (Pipirigallo- Una sola mata)

Ononis spinosa (Gatuña)

Onopordum acanthium (Cardo borriquero)

Onopordum corymbosum

Pallenis spinosa (Estrellada espinosa)

Papaver dubium (Ababol, amapola oblonga)

Papaver rhoeas (Ababol, amapola)

Paronychia argentea (Nevadilla)

Phillyrea angustifolia (Reforestación) Dos pequeños arbustos.

Phragmites australis (Carrizo)

Pinus halepensis (Reforestación)

Pinus pinea (Reforestación)

Piptatherum miliaceum

Pistacia lentiscus (Reforestación)

Plantago albicans (Herba-fam, orella de rata, hirba serpentina)

Plantago coronopus (Estrellamar, hierba del costado)

Plantago lagopus (Pie de liebre)

Plantago lanceolada (Llantén menor, plantaina)

Populus nigra (Chopo negro) Reforestación.

Populus alba (Álamo blanco) Reforestación.

Portulaca oleracea (Verdolaga)

Potentilla reptans (Cincoenrama)

Prunus dulcis (Almendro)

Retama sphaerocarpa (Reforestación)

Rosa canina (Rosa silvestre) Reforestación.

Rosmarinus officinalis (Romero)

Rubus ulmifolius (Zarzamora)

Rumex crispus (Romaza)

Salsola vermiculada (Sisallo)

Santolina chamaecyparissus (Reforestación)

Scabiosa atropurpurea (escabiosa, escobilla morisca)

Scirpus lacustris (Junco de laguna)

Scirpus holoschoenus (Junco churrero, junco de bolas)

Scolymus hispanicus (Cardo lechal)

Silene vulgaris (Colleja)

Sisymbrium irio (Matacandil)

Sisymbrium orientale

Sedum sediforme (Uña de gato)

Senecio vulgaris (Hierba cana, zuzón)

Sorghum halepens (Sorgo)

Spergularia diandra

Stipa barbata (Reforestación)

Tamarix spp. (Tamariz)

Taraxacum officinale (Diente de León)

Teucrium capitatum (Culiquera)

Thymus vulgaris (Tomillo-Reforestación)

Tragopogon dubius

Tribulus terrestris (Abrojos)

Trifolium repens (Trébol)

Ulmus minor (Olmo común)

Verbascum sinuatum (Gordolobo)

Wangenheimia lima

Xanthium echinatum (Carrucho, carruchera)

Xanthium spinosum (Carruchera menor, carruchera espinosa)


martes, noviembre 25, 2008

Tala en el Coso


Os dejo dos fotos que me han mandado en las que se ve una tala indiscriminada de los árboles que había en el Coso frente al hotel Reino de Aragón por parte del ayuntamiento con motivo de unas obras de renovación de tuberías. Ya veis, en la ciudad de la Expo, del desarrollo sostenible y el compromiso con el medio ambiente, los árboles siguen siendo mobiliario urbano del que deshacerse cuando uno quiere. Si han hecho lo que han hecho con el Ebro y sus riberas que no van a hacer con un grupo de árboles urbanos. ¡Que bonitas son las fotos de los políticos plantando árboles en la prensa! ¡Que pena que solo sean fotos y no intenciones reales de apostar por la naturaleza!


viernes, noviembre 07, 2008

Las montañas del oso.

Oso encerrado en recinto del pueblo de Arties (Valle de Arán).


El oso es uno de los últimos grandes animales que todavía recorre los Pirineos. Antaño él era rey y señor de las tierras bajas y altas y se movía sin temor por valles, meseta, montañas y costas, para él no existían fronteras en toda Eurasia. Entonces el oso solo se movía empujado por el ir y venir de las estaciones y la disponibilidad de alimento como los demás grandes mamíferos. El ser humano entonces hizo su aparición y poco a poco fue multiplicando sus poblaciones y fue transformando el paisaje y dominando a las bestias. Los animales que le fueron de provecho pasaron a ser de su propiedad tomando el nombre de ganado, los que no se dejaron domesticar tan fácilmente pasaron a llamarse caza y los que no le aportaron ningún beneficio fueron calificados como alimañas. El oso pardo fue durante mucho tiempo perseguido y eliminado por su competencia sobre la caza y por la predación sobre lo que ellos habían llamado ganado, igual suerte corrieron otros depredadores como el lobo o el lince. En los últimos siglos el oso se ha visto recluido en los últimos lugares más inaccesibles para el hombre que han sido las montañas, pero ya ni eso le salva pues desde hace décadas la presión ha sido brutal. Se le ha cazado con escopeta, cepos, se le ha envenenado y todo por cometer el pecado de existir y el de provocar miedo en el hombre.
El territorio del oso se ha dividido en parcelas y repartido entre los hombres y el oso ha sido casi exterminado, enjaulado para disfrute de los turistas y ridiculizado y humillado en circos por todo el mundo. Al oso le ha pasado lo que a los antiguos indígenas norteamericanos que fueron borrados del mapa para que los nuevos hombres ocuparan sus tierras y aprovecharan sus recursos, si nos hacemos esto entre nosotros que no vamos a hacerle a los animales.
La situación actual del oso en España no es alentadora, el núcleo pirenaico se ha reducido al mínimo y aún con los esfuerzos de nuestros vecinos franceses por mantener un número viable de animales la cosa no pinta muy bien. Desde este lado de la frontera no solo no se hace todo lo necesario para proteger al oso si no que incluso entre la mayoría de los habitantes de las montañas sigue existiendo el miedo y odio hacia este animal del que no quieren ni oír hablar, para ellos es una molestia, una carga que tienen que padecer, un castigo divino del que no se pueden librar.
Estos días atrás el oso está en boca de mucha gente tras el ataque de uno de estos animales a un cazador en el Valle de Arán, al parecer este señor mayorcito, de 72 años, andaba por la montaña escopeta en mano al encuentro de un jabalí pero se encontró con este oso que le debió dar algún que otro zarpazo. A partir de ahí toda la montaña parece que se ha unido en contra de los osos pidiendo la paralización total del proyecto Life de reintroducción del oso pardo y la expulsión de estos. Hasta el político aragonés Marcelino Iglesias ha hecho unas declaraciones en el pueblo Leridano de Tahull oponiéndose al actual proyecto Life “por ponerse en peligro la ganadería extensiva”, según él. Angel Áznar de ASAJA dijo “los osos no pueden convivir con los habitantes, los ganaderos y el turismo del Pirineo, son un peligro. Tienen que estar en parques cerrados". A mi como turista también del Pirineo y creo que es la opinión de la mayoría de la gente que nos acercamos por esas tierras, me parece que si me atrae el Pirineo es por esa sensación que queda todavía de un paisaje natural poco humanizado que guarda una flora y fauna única o sea que si voy al Pirineo es por sentir la naturaleza viva y ello incluye a la fauna como el oso, el quebrantahuesos, el urogallo y el sarrio. Yo no voy al Pirineo para ver a los pastores paseándose en sus grandes todoterrenos si no para disfrutar de los árboles, los rios, el aire, el silencio, las montañas y también del oso. Si un día los montañeses hacen desaparecer al oso del Pirineo habrán empezado a matar al propio Pirineo y entonces yo y mucha gente como yo nos empezaremos a preguntar si tiene algún sentido el hacer turismo en esas montañas, si tiene algún sentido el dejar nuestro dinero a los que no han querido salvar las montañas. Tal vez si la gente que veraneamos en el Pirineo les hiciéramos saber esto a los ayuntamientos montañeses, tal vez si amenazáramos con dejar de comer carne con denominación de origen del Pirineo o de dejar de subir a esquiar, entonces tal vez hasta Aramón donaría dinero al proyecto de reintroducción del oso.



Vacas pardas alpinas pastando en el Pirineo.

Creo que al problema del oso y de otros depredadores como el lobo hay que intentar ponerle solución ya, aunque sea un tema complejo, pero hay que trabajar rápido si verdaderamente queremos salvar a estos animales de la extinción. Hay que abordar firmemente el proyecto y poner solución a los problemas colaterales invirtiendo lo que haga falta, se tiene que trabajar para buscar soluciones a la ganadería extensiva y hacerla compatible con la existencia de los plantígrados. Antaño era común ver en los rebaños del Pirineo, por lo menos un perro guía y un gran perro de defensa del tipo mastín que hacía frente a los ataques de lobos y osos, pues simplemente con la presencia de estos imponentes mastines muchos lobos y osos se pensarían dos veces el acercarse al rebaño. Ahora se ven más mastines de Pirineo en la ciudad que en el monte, tal vez tendrían que exigir las administraciones a los pastores que para cobrar las indemnizaciones por ataques de osos a sus reses antes tendrían que demostrar que son dueños de uno de estos perros.



Por otra parte creo que tal como se está haciendo en la Cordillera Cantábrica por parte del Fapas (Fondo para la protección de animales salvajes), se debería procurar alimento para los osos y así evitar la tentación de estos por el ganado. El Fapas está realizando plantaciones de árboles frutales autóctonos de montaña en varias zonas oseras ya que la alimentación del oso se compone básicamente de frutos durante la mayor parte del año.
Así como con el lince en Doñana se está intentando llevar paralelamente un proyecto de reintroducción de conejos que es la dieta principal de estos felinos, con el oso tendríamos que hacer igual y a la vez que se trabaja en reintroducir osos de Eslovenia también se tendría que trabajar en procurarles un número suficiente de ungulados que poder cazar, así pues igual se tendría que estudiar la reintroducción de cabras monteses, rebecos, ciervos o muflones en las montañas del oso.
Si no ponemos empeño y determinación en conservar esta especie y no colaboramos con el gobierno francés en estos proyectos, entonces el oso estará perdido para siempre en el Pirineo, solo podremos seguir viéndolo durante algún tiempo detrás de unas rejas como en la foto de este artículo.

A continuación os dejaré una serie de noticias que salen en diversos periódicos digitales sobre ataques de otros animales al hombre para que veáis y comparéis el ataque del oso al anciano cazador con otros ataques. No es normal que por un ataque del que este señor solo ha recibido unos puntos de sutura se esté pidiendo el exterminio de los osos pirenaicos y sin embargo todos los años hay varios ataques de jabalíes a cazadores y por eso no pasa nada. Tampoco es normal que se den licencias de armas o se renueven tan fácilmente pues muchos son los casos de cazadores que abaten especies en peligro de extinción o incluso personas como el caso reciente del ciclista francés.


domingo, noviembre 02, 2008

Los focinos verdes de Fuendetodos.

El paisaje de Fuendetodos a primera vista parece más bien árido, con sus campos de cereal de secano y las lomas de monte cubiertas de matorral estepario, pero en los alrededores todavía pueden verse manchas boscosas bastante bien conservadas que antaño fueron mucho más grandes. Estos bosques de pino carrasco enlazan al norte con los pinares de Valmadrid y los de la Plana de María. Además de los pinares, paradójicamente podemos encontrar también vegetación mucho más septentrional en Fuendetodos gracias al cobijo que recibe en los aquí llamados “focinos” u “hocinos”.

Estos barrancos son unas formaciones del relieve características de la zona donde la piedra caliza ha sido erosionada por el agua que discurría por ellos creando riachuelos y cascadas hace mucho tiempo. El pequeño efecto de inversión térmica en algunos de estos lugares junto con la conservación en buen estado sin alteraciones durante siglos ha permitido mantener unos ecosistemas recluidos aquí, comparables en vegetación y fauna a ciertos barrancos del Prepirineo. En estas islas verdes podemos ver, como en la Foz Mayor, bosquetes de litoneros (Celtis Australis) salpicados de arces (Acer monspessulanum), el gillomo (Amelanchier ovalis), cornicabra (Pistacia terebinthus), encinas (Quercus ilex ballota) en el fondo del barranco y pinos carrascos (Pinus halepensis), coscona (Quercus coccifera), sabina negral (Juniperus phoenicea), enebro de miera (Juniperus oxycedrus) en las paredes y zonas superiores. Otras plantas raras en la depresión del Ebro que podemos ver aquí son la violeta (Viola suavis), la lechetezna mayor (Euphorbia characias), la nueza negra (Tamus communis), los zapatitos de la virgen (Sarcocapnos enneaphylla), los helechos (Asplenium trichomanes) y (Polypodium cambricum).

Os dejo un montón de fotos de algunos focinos y foces como el del Colladillo, el de la Bajada y la Foz Mayor que no están muy lejos de Fuendetodos, la mayoría son mías, aunque también hay varias de mi primo Luis Miguel Ortego, espero que os gusten.


La Val de Santa María



Tártago mayor.

Mi padre y Yaki.



Setas del pinar.



Un buitre sobrevuela la Foz Mayor.


Guillomo en flor.


Bosquete de litoneros en el fondo de la foz.


Cornicabra o terebinto.



Arce de Montpellier.


Dos especies de helecho.


Hiedra subiendo por un litonero.


Jazmín.



Detalle del tronco del litonero.


Litonero creciendo dentro de la caliza.




Violeta.