Translate

lunes, julio 23, 2007

Pinares de Zuera, el pulmón verde de Zaragoza.

Los pinares de los montes de Zuera y Castellar es un espacio natural que los zaragozanos tenemos muy cerca y no solemos valorar lo suficientemente bien, por que muchos no lo conocen, que aunque si que son unos montes que todo el mundo saben por donde caen y han visto su silueta de lejos tal vez cuando van de viaje desde el coche, pero la mayoría no se han acercado hasta ellos para apreciar sus paisajes, su flora y su fauna.

Estos montes con sus pinares están cruzados por innumerables caminos por los que los mas andarines pueden elegir perderse entre el silencio de sus bosques, también muchos de ellos son indicados para practicar deportes como el mountain bike o pasear a caballo. A mi lo que me gusta es mas lo primero, andar por los pinares con la cámara de fotos en la mano disparando aquí y allá, inmortalizando flores, frutos, árboles, paisajes y todos los bichos que se me cruzan, pues aunque se me pueda pasar alguno, a mi perra si que no se le escapa nada, sigue rastros por el suelo y ventea como si fuera un sabueso pero es un husky a la que le encanta correr entre los arbustos.

El árbol que principalmente forma estos paisajes es el pino carrasco (pinus halepensis), un verdadero superviviente, pues es capaz de aguantar los máximos calores y vientos desecantes, además de los terrenos pobres y los yesosos como los de Zaragoza. A su sombra crece un abundante sotobosque de coscoja (quercus coccifera) y algunas encinas que se hacen mas grandes en los márgenes de los caminos donde les pega más el sol, también se pueden ver plantas y arbustos como la gayuba que tapiza amplias zonas, la madreselva, las jaras, los enebros, espino negro, endrino, romeros, sabina negral, labiérnago, el aladierno, el muérdago que crece parasitando a los pinos en sus ramas y troncos y muchas otras que son mas escasas como el bog, el madroño, el serbal domestico, la rosa pimpinela, arce de montpelier, así como varios tipos de lirios y orquídeas singulares.

Además de cabras, ovejas y algún burro podemos ver otros animales silvestres por estas zonas, no es difícil sorprender a algún jabalí o zorro, liebre y conejos, algo más difícil será ver el esquivo corzo que se esconde fácilmente entre el sotobosque. En los bordes de caminos asoleándose podemos ver algún fardacho (Lacerta lepida) y en el cielo sobrevolando nuestras cabezas si tenemos suerte veremos algún águila real, aguilucho cenizo, milano real y negro, cernícalo común y primilla y grupos de buitres buscando la escasa comida que puedan encontrar para poder saltarse el régimen que les están obligando a pasar las autoridades medioambientales aragonesas.

En fin, que estos montes son dignos de ser visitados por todos los zaragozanos y forasteros pero con el cuidado y respeto que se merecen, pues son el gran pulmón verde de Zaragoza y una muestra todavía bastante poco alterada del bosque mediterráneo. Si vais por la zona sobre todo nada de fuego para hacer costillas, llevaos un bocata que sabe igual de bien si antes habéis hecho una buena caminata, que de fuego ya saben mucho estos montes, que muchos han sido los incendios en ellos, uno de los mas graves en 1995 en los que se perdieron casi 3.000 hectáreas de pinar.






LINKS:

* Domingo Esteban Tenas: El hombre que plantaba árboles.



martes, julio 17, 2007

Fotos fresquitas en Remolinos.

Hola, os traigo un refresco para tan calurosos días que estamos pasando, unas fotos que saqué con mi primo Luis en la última nevada que cayó en Zaragoza. Están hechas en la zona de la Puntaza en Remolinos a 628 metros de altura cerca de la mina de sal, desde donde se tiene una buena vista de parte del valle del Ebro, Moncayo y Cinco Villas en dias buenos. Esta es una zona dominada por el pinar de carrasco, la coscoja, enebro y sabinas negras principalmente, además de la existencia de unos raros ejemplares de árboles blancos de gran altura y de rápido crecimiento pues cada vez que me acerco por allí hay más. Lo malo de estos árboles es que sus grandes ramas giratorias intimidan a las aves como los buitres que suelen morir triturados bajo sus troncos. Algunos lugareños suelen llamar a estos raros árboles con el nombre de "aerogeneradores".





Milano Real (Milvus milvus)


Esta vez os dejo esta maravillosa foto de un milano real que capturó la cámara de mi primo Luís Miguel Ortego en Ainsa mientras estaba comiendo en una mesa de una terraza. De repente el milano se abalanzó hacia un gorrión que rondaba las mesas, pero falló el intento, el que no falló fue Luís al disparar su Sony Alpha.

* Milano real (Milvus milvus) Atlas de identificación de las aves de Aragón.

* "Con los milanos reales" BROOKEI.

* "Milano real y alimoche, más escasos" Barracuda.

martes, julio 10, 2007

Las últimas balsas, parajes naturales en peligro de extinción.

Balsa de Larralde

Hace un siglo tan solo la zona que comprende Casetas, Garrapinillos y Pinseque sobre todo era famosa por sus aguas subterráneas que formaban simas y afloraban en muchos lugares creando balsas naturales que por aquí les solían dar el nombre de “ojos”. Más de 80 balsas podían contarse por entonces en esta zona, aún en fotos aéreas de 1927 se pueden ver muchas de ellas. Pero poco a poco la creciente urbanización de estos pueblos, sumado a la creación de nuevas tierras para cultivo hizo que la mayoría de las balsas, que para la gente de entonces eran áreas improductivas, fueran así sepultadas bajo toneladas de tierra. Además la falsa creencia de que estas zonas eran lugares infestos creadores de epidemias generó una repulsión en la gente que facilitó la eliminación de casi todos estos humedales.

Hoy conocemos y comprendemos el valor de los humedales pues en ellos se concentran gran variedad de flora y fauna, encontrándose en algunos de ellos especies raras o amenazadas que se deben proteger, además constituyen lugares estratégicos de paso para las rutas migratorias de las aves.

Dejo aquí unas fotos de las últimas balsas que quedan en esta zona, para que las situéis en el mapa por si queréis ir a verlas también os pongo las coordenadas de latitud y longitud. Algunas de ellas, las menos, se están intentando recuperar. Más adelante os daré más datos sobre estas balsas, de momento quedaos con las fotos.


Ojo del Cura (barrio de Casetas)
41º 42' 59'' N - 01º 01' 51'' W

Ojo del Fraile (Barrio de Casetas)
41º 42' 41'' N - 01º 01' 52'' W

Balsa de Larralde (Torre de Medina en Garrapinillos)
41º 42' 11'' N - 01º 05' 21'' W

Balsa de la Consejera (Barrio de Casetas)
41º 42' 37'' N - 01º 01' 42'' W






41º 42' 58'' N - 01º 04' 41'' W

lunes, julio 09, 2007

El plátano de sombra, el árbol urbano por excelencia.

Paseo de la bajada de la estación del barrio de Casetas.

El plátano de sombra es un árbol muy utilizado en jardinería, pues su adaptabilidad a diferentes climas, su espesa sombra y su resistencia a la contaminación lo hace un inmejorable candidato para los parques y avenidas de nuestras ciudades, actuando así como un filtro natural para la polución.

El origen del plátano es de lo mas controvertido, pues hasta no hace mucho se pensaba que este árbol era proveniente de cruces originados en los jardines de Londres entre el plátano oriental (Platanus orientalis) que crece natural en el sudeste de Europa y Asia y el plátano americano (Platanus occidentalis) de Norteamérica por eso se le nombró como (Platanus hybrida), pero parece que actualmente se acepta mas como una variedad del plátano oriental similar a las que crecen naturales en ciertas partes de Turquía.

Por la forma de sus hojas similar a las de un arce y diferentes a la del plátano oriental común se le nombra actualmente como (Platanus orientalis acerifolia), aunque también le podemos encontrar nombrado como (Platanus hispanica) por que una variedad cercana de hojas parecidas pero mas grandes fue descrita en el siglo XVIII por los botánicos ingleses que al parecer procedía de España.

Se puede ver por toda la Península, si bien vegeta mejor en suelos algo profundos y frescos, algunas veces asilvestrado en sotos y márgenes de agua, también se ha empleado en algunas repoblaciones forestales. Es árbol de rápido crecimiento y medianamente longevo, unos 300 años. Se suele reproducir por estaquilla, ya que por semilla es de difícil germinación, acepta bien los trasplantes así como las podas, se ven muchos plátanos que han sido cortados a ras de suelo que rebrotan y al cabo de unas décadas vuelven a ser árboles de gran tamaño. Se les suele podar todos los años fuertemente dejando solo las ramas principales que suelen engrosarse bastante. En algunos jardines como en Ejea de los Caballeros se pueden ver árboles entrelazados por sus ramas, esta técnica de jardinería es muy estética pero no es muy recomendable pues facilita el traspaso de enfermedades y plagas de uno a otro árbol.

En el barrio de Casetas tenemos un paseo de plátanos, tal vez poco valorado por los lugareños, pero si por los entendidos de botánica pues no son tantos los plátanos que se pueden encontrar en Zaragoza de la edad de estos que rondarán casi el siglo, este paseo se encuentra en la bajada de la estación y adornaba la llegada a la antigua azucarera Ibérica que se construyo creo hacia 1900. Otro lugar donde podemos ver muchos plátanos no tan longevos es muy conocido por todos los Caseteros y es el parque Ricardo Mur o también llamado parque viejo.

En otros pueblos como en el cercano Utebo y en Zaragoza ciudad es un árbol de los más plantados y al parecer el resultado que da es muy bueno pues su abundante sombra lo hace inmejorable para ser colocado en paseos y se adapta muy bien a nuestro clima, otro lugar cercano en donde encontraremos muchos plátanos es la orilla del Canal Imperial desde Pinseque hasta Zaragoza.

domingo, julio 01, 2007

El alimoche perdido


La mañana de hoy domingo he estado con Jose Antonio Domínguez un gran naturalista zaragozano al que muchos ya conoceréis por su blog “Barracuda”, hemos quedado para intentar encontrar un nido de alimoches en la zona de Sobradiel del que teníamos constancia por los estudios de años anteriores de investigadores del (CSIC) Consejo Superior de Investigaciones Científicas. El caso es que toda la mañana revisando escarpes y no ha habido suerte, ni siquiera hemos visto volar ningún alimoche, la pena es que ya es la tercera vez que revisamos la zona sin fruto alguno.
El alimoche es un ave muy escasa en España y que en los últimos 25 años ha visto reducido su número a la mitad, en el caso del valle del Ebro las cifras son escalofriantes llegando a una reducción del 70% en la zona entre Zaragoza y Cataluña.

(Foto extraida de Bio imágenes.com)

Un agravante para la posible recuperación del alimoche es que la primera puesta de esta especie no es realizada hasta los siete años de edad, siendo esto un gran retraso con respecto a otras aves cercanas como los buitres o quebrantahuesos.

No se si ya no veremos más a esta pareja de alimoches anidando por aquí, pues son muchas las amenazas que sufren estas aves en Aragón, una de ellas es el cierre de los muladares donde se alimentaban, otra el uso ilegal de venenos que vuelve a estar de moda después de tantos años, por no hablar de la degradación del habitad del que todos somos conscientes espectadores y por si fuera poco ahora tienen que aprender a esquivar aerogeneradores de los parques eólicos pues es larga ya la lista de buitres, alimoches y otras rapaces y aves que son trágicamente trituradas por las aspas de estos molinos.


Queridos y olvidados sotos

Los sotos de Torres de Berrellén, Sobradiel y Utebo, Monzalbarba y los Galachos son unos lugares muy apreciados por mí y por la gente de mí alrededor por ser unos parajes naturales cercanos a mi barrio que es Casetas y por los recuerdos de niñez tan gratos que tengo de estos lugares. Hace ya algunos años muchas familias solían acercarse a pasar los sábados y domingos “de campo”, pescando, de picnic, haciendo deporte y sobre todo preparando algún buen rancho o costillada en estas riberas. En Jueves Lardero crios y mayores íbamos todos al río a la zona de la barca de Sobradiel o la Capea para el que no quería andar tanto y nos comíamos allí la merienda que nuestras madres nos habían preparado que consistía normalmente en tortilla de longaniza o chorizo en un panecillo redondo y de postre una naranja, tan contentos todos con semejante procesión, aunque algo pagana pues ni sacábamos santo ni pisábamos ermita, pero no faltaba vino para bendecir el encuentro. Los tiempos han cambiado y ya la gente no suele verse tanto por los sotos como antes, parece que hemos ido renunciando al contacto con el campo o si bien el contacto es diferente, ahora las personas nos dejamos caer por allí para practicar deportes como el mountain bike, senderismo, footing, algunos van a pasear al perro y a pasearse también ellos. Es verdad que el actual disfrute de la naturaleza empieza a ser mas respetuoso con ella, son pocos ya los que dejan tiradas todas las bolsas, desperdicios y botellas por la ribera después de pasar el día, pero aún los hay, los que si han aumentado son los usuarios de quads, sobre todo esos que les gusta salirse de los caminos y usar su máquina como un tractor, desbrozando todo y espantando a la fauna. Solo cuatro gilipollas como yo nos internamos en estos lugares cámara de fotos en mano y telescopio en la mochila para disfrutar palmo a palmo de cada flor, cada árbol y cada animal que observamos, a veces sentimos como cazadores que acechan a su presa pero no para acabar con ella si no para inmortalizarla a través de nuestro objetivo, siempre con el debido cuidado y respeto que nuestra fauna y flora se merecen y todo esto para seguir mostrando a la gente que ya no viene tanto por aquí que todavía una pequeña franja natural cercana a nuestro río nos recuerda que el Ebro sigue vivo y que aún se resiste a ser convertido en una tubería de desagües o en un canal de riego o navegación.

Me gustaría mostraros en unas pocas fotografías estos lugares de los que os hablo para que muchos recordéis aquellos días de campo y para que otros que no los conocen vean lo que se pierden y todo esto muy cerca de sus viviendas.

Por cierto si decidís salir a pasar el día al campo recordad que está prohibido hacer fuego, es mas es una gran imprudencia tal como está de seca la hierba y procurad no tirar nada por allí pues seguro que la próxima vez que vayáis querréis encontrarlo igual de bonito todo y sin basura así que respetad al campo y haced buen uso de él que tiene que durar mucho tiempo para que mis nietos puedan también disfrutarlo.

Si queréis ver las fotos en grande pulsad con el ratón sobre ellas.